Y asi comenzo el pequeño desastre....

Ahora sé lo que debió sentir Meursault en “El extranjero” cuando comenzó su viaje a Comala. La sensación de alienación, de desencanto frente a la vida… el aburrimiento, la cotidianidad que te van haciendo insensible, indiferente.

Pero de alguna o otra forma, todos tenemos la llave de nuestra vida, todos podemos decidir con quien queremos o no, pasar nuestro tiempo, compartir nuestras risas, vivir…
Nunca se cambia de vida, en cualquier caso todas valen lo mismo y la mía está lejos de disgustarme, pero ahora necesita de algunos arreglos.
Es momento de hacer una criba para poder seguir adelante, no quiero convertirme en Meursault. No quiero empezar a odiar a estas alturas, aunque creo que carezco de esa capacidad, ni quiero volverme indiferente a todo.
No quiero que me roben la risa.
Tengo que hacer algo. Lo sé.



Si no estuviera llena de esos prejuicios, de esas “formas correctas” de ser, de pensar y de hacer, que tan a bien han tenido en inculcarme la moral y religión que ya no profeso, y que funcionan como lastres coartando mi vida. ..Sin tan solo pudiera ser yo, libre de todo….sería más fácil deshacerme de aquello que hoy he decidido que no me aporta nada. No voy a aceptar la vida tal como viene, el devenir como algo automático. Tengo la llave y voy a usarla. Lo primero que haré, será abrir la puerta para que salgas… Y asi comienze el pequeño desastre que origino...

3 comentarios:

  1. Como iba diciendo... Mira lo que me he encontrado por ahi...
    Espero quedarme a éste lado de la puerta, a tu lado...

    ResponderEliminar
  2. no puedo leerte
    no, si escribes así y me haces reflexionar tanto
    ;)

    ResponderEliminar
  3. Iba por ahí un día Patán pensando en lo suyo y mira tu que cosas que se topó en su divagar con ciertas ideas aberrantes a las que decidió prestar atención.Despues de varios años con ellas decidió cambiarlas por otras que parecian mucho mejores para su salud y así siguió unos años mas solazandose por no verse flagelado por el chasquido del látigo .¡Ah ¡que placer durante un tiempo sin recibir con sus nuevas y amistosas ideas de Patán.Después claro llegó la pérdida y ahora ya no es esencialmente Patán.

    ResponderEliminar