LOGROÑO; la ciudad inventada

...Cada loco cuenta su cuento... cada calle cuenta las vidas...cada vida inventa su cuento..
cada cuento inventa la vida....
Vista del Pais Vasco
Y justo iban llegando las cigueñas a sus nidos...Procuramos no mirarlas demasiado ;-)

BACO; las representaciones y alegorias a este dios, son habituales en casi todos los bares de la calle del Laurel. Recomendables las bravas, los Rotos, los xangurritos y Casa Agus.

JUEGO DE LA OCA; en la plaza de la Iglesia de Santiago Matamoros. Atribuye su origen a los templarios, los cuales usarían para sus ratos de ocio en Jerusalén las conchas del “Nautilus”, al cual le asignarían, un mensaje criptográfico, que solo determinados miembros de la Orden, eran capaces a descifrar.La concha del "Nautilus" tiene 63 espacios, que quizás sean el origen del Tablero: las 63 casillas del juego.
Los Templarios eran los guardines de los Lugares Santos de Jerusalén, así como de los caminos que conducían a los mismos. Esta labor de custodia, se extendió al Camino de Santiago, por entonces, aun en manos de los musulmanes, en muchos de sus tramos en la Península Ibérica. Aunque la Orden del Temple prohibían los Juegos de: Dados y Ajedrez, el Juego de la Oca no era un Juego para los templarios sino la Guía del Camino de Santiago de Ida y Vuelta. Se basaba en los Marcadores o Carteles anunciadores que los Maestros Constructores dejaban en las Catedrales, Castillos, Monumentos, Puentes, Cementerios...

Concatedral Santa Maria de la Redonda. "la redonda"

2 comentarios:

  1. Glosa – “Con cuento e inventiva”
    Por: Hermes Varillas Labrador


    Entre cuentos mi iniciativa,

    entre virgulillas y acentos

    vale reflexionar un momento

    como cuestión sobrevenida

    por cada triunfo, varias caídas

    en mil caminos polvorientos,

    lo asevero con fundamento

    de tal episodio por avenidas

    entre tanta lucidez sorpresiva

    cada loco cuenta su cuento.



    Que el vivir es un tormento

    dentro de dicha comedida

    y entre múltiples lavativas

    para el caminante sediento

    con nómada alumbramiento

    que como querella perdida

    busca su querencia y salida

    por ensayo y experimento

    de eso no estamos exentos

    cada calle cuenta las vidas.



    Y entre lecciones sucesivas

    con concretos argumentos

    que no nos falte el aliento

    ni en mal tiempo, la guarida

    para la postrera despedida;

    por la bonanza en aumento

    y del amor su complemento

    como caballo libre, sin bridas

    en una narración sostenida

    cada vida inventa su cuento.



    Es válido el fiel argumento

    sin hallazgo ni inventiva

    la cita hipocrática sugerida

    cada vida busca su alimento

    que sea sano medicamento

    con muy saludable comida

    y buen provecho enseguida

    sin aspirar físico corpulento

    en medio de mandamientos

    cada cuento inventa la vida.

    Inspirado en versos (¿Logroño?) que como desconozco al autor, me atrevo en llamarles callejeros: “Cada loco cuenta su cuento, cada calle cuenta las vidas, cada vida inventa su cuento, cada cuento inventa la vida.”

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar